lunes, 19 de febrero de 2007

La Miss que jamás debió serlo

La ex Miss Cantabria es desposeída del título por romper una de las cláusulas.

Conocíamos este fin de semana el desaguisado montado en el Certamen que otorgaba el título de Miss Cantabria a la señorita Ángela Bustillo, quién ha sido correctamente desposeída de su título al descubrirse que es toda una señora madraza de un nene de 3 añazos.

La señorita, de muy buen ver, en cuestión alega que es un acto machista arrebatarla la corona que justamente ganó en el concurso por ser madre. La cántabra segurísimo que era consciente, antes de presentarse al honorable concurso, de tal requerimiento. ¿Por qué se presentó entonces? ¿Para dar espectáculo a posteriori ganara o no dejara de ganar? ¿Salir en los medios como así ha sido? Seguramente, los intereses ocultos que ella misma tenga sean más inconstitucionales que la clásula que dice ella perjudicarla.

La Organización de Miss, tanto provincial como nacional, lo explicita bien claro todo: Una Miss no debe ser madre porque choca abiertamente con el servicio que prestará para la Organización. Puede gustar o no gustar dicho requisito pero sino se acepta lo lógico es no presentarse. Sí, aún así, lo haces a sabiendas de que contrapones las normas por el método de los medios de comunicación salseros, queda absolutamente claro que el interés o intereses se alojan en el negocio pestilente del famoseo rosero.

Lo más gracioso de todo es que la ex Miss Cantabria aduce, también, machismo en la profesión por no contener esa misma formalidad los hombres. Es curioso que esta señorita ignore que si hay una ¿profesión? por antonomasia donde las mujeres ganan más pasta que los hombres, y donde no se cumple el estado de no discriminación por razón de sexo, es sin duda la de la moda.

Seguramente no tardemos mucho en ver a esta ex luciendo palmito y encantos en alguna revista del sector que apoye el despelote. Ahí, y cuando los deseosos y fervientes ojos de la población masculina se posen sobre sus curvas habrá desaparecido ese machismo que, posiblemente, tanto la haya hecho ganar.

2 comentarios:

Miguel dijo...

Sin duda ello le acarrearà una notable reputación (y quien sabe si remuneración)en la prensa cántabra, aunque dudo que se exitneda el ejemplo. Alguna que otra entrevista en las revistas más trasnochadas y poco más. Qué poca verguenza, son ganas de ser protagonista, aun así la medida es bastante machista, las misses siempre pueden delegar temporalmente la custodia de su hijo en terceros mientras realizan su labor, no debería ser excluyente

Mariquita dijo...

A mi modo de ver la medida es arcaica, obsoleta, y ante todo no digo que machista pero si desigual y se está llevando a cabo una discriminación negativa respecto a la posición ante la norma de hombres y mujeres.

Lo que también es cierto es que no hacía falta armar semejante revuelo y mucho menos la intervención del gobierno... claro que como es la era de la paridad.... ainssss