jueves, 15 de febrero de 2007

Los peligros del Ciberespacio

La Red de redes entraña muchos peligros.Nada es lo que parece y todo es envuelto por la mentira y el subterfugio. Esta lección debieran tener bien aprendida los numerosos padres que dejan a sus hijos al frente del ordenador como casual jueguecito se tratara. Y es que ignorar los peligros de la Red puede traer graves consecuencias. Así podemos leerlo hoy en la web de 20minutos donde una jovencita de 13 añitos, tras registrarse en el portal de contactos MySpace, se relacionó con un pederasta de 19 años de edad. El joven sinvergüenza aprovechó su veteranía para poder abusar sexualmente de la menor, lo que ocasionó, a posteriori, que la familia de la niña demandara a la famosa web del malvado y perverso magnate Rupert Murdock.

Ahora los padres, al conocer la desestimación de su propia demanda, se llevan las manos a la cabeza gritando desesperadamente Justicia. Y, por muy duro que resuste, los jueces han obrado bien esta vez, puesto que no se puede culpar al medio de nuestros propios errores.

Es traumático ver como, en esta decadente sociedad de hoy en día, los padres delegan la responsabilidad de sus hijos, por su ineficaz trato paternal y su falta de madurez, en terceros sin cerciorarse, primeramente, si están seguros donde les dejan.

Así, ocurren situaciones como éstas. ¡Sí, señores! El Ciberespacio es peligroso y muy arriesgado es exponerse ante él sin tomar las debidas precauciones. La relativa facilidad con la que, los más indefensos, como los niños, pueden navegar por contenidos de temática sexual, homófoba, racista, etc. pueden llegar a dañar la frágil mentalidad del individuo que se está haciendo.

Pero todo eso es ignorado, una vez más, por los insustanciales padres que son tan zopencos y simples como para poder ver en ellos una carencia mínima de sensatez y cordura.

1 comentario:

Anelka dijo...

Los padres no tienen ni diea del 90% de cosas que hacen sus hijos, no es que sean unos zopencos, es que delegan todas las responsabilidades sobre sus hijos. Pocas actividades privadas de los mismos son conocidas por los padres, en ocasiones ninguna. Además, los hijos son el intérprete para manejar lo relativo a la red, y el primer maestro en ciberespacio para los padres, cómo van a saber que andan haciendo por la red